¡Ha sido él! Claves para lidiar con las peleas entre hermanos

peleas niños

Si tienes más de un hijo, seguro que el tema de las peleas entre ellos te ha preocupado en algún momento. O quizá sea una batalla que estés librando en este momento de vuestras vidas.

Muchos niños se llevan de maravillas con sus hermanos, pero lo más normal es que, en algún momento u otro, tus hijos se peleen. O que a veces se adoren y otras se odien a muerte. Y esto es normal. Pues sí, normal. Porque discutir es una de las maneras en que los niños aprenden la importancia de resolver sus problemas de forma independiente, al tiempo que respetan los sentimientos y las pertenencias de las otras personas.

Pero mientras hacen ese aprendizaje, tú te desgastas. Una casa en conflicto es una casa estresante. Seguro que te surgen muchas preguntas. ¿Cómo detengo la pelea de forma sana? Y, para empezar, ¿debería intervenir o dejar que resuelvan sus propios problemas?

¿Por qué se pelean mis hijos?

Las principales razones por las que tus hijos se pelean son los celos y la competencia entre ellos. En un momento dado, uno de tus hijos puede sentir que está recibiendo menos atención que su hermano. Pero también hay otros factores que influyen en las peleas entre tus hijos:

  • Sexo y edad. Suelen producirse más peleas entre hijos del mismo sexo y con edades similares.
  • Necesidades diferentes. Por ejemplo, los niños muy pequeños son muy posesivos con sus pertenencias (“¡Es mío!”) y están aprendiendo a afirmar su voluntad. Así que esto ya es caldo de cultivo para peleas. Por el contrario, los niños mayores tienen un fuerte concepto de la justicia y la equidad, y puede que no entiendan por qué tratas de forma diferente a su hermano pequeño. Los adolescentes, por su parte, están desarrollando su individualidad e independencia, y les puede molestar tener que cuidar de hermanos pequeños o tener que pasar tiempo con ellos.
  • El modelo que tú y tu pareja les dais. La forma en que resuelves los conflictos con tu pareja tiene un gran impacto en la forma en que los niños resuelven sus propios conflictos. Recuerda, tu hijo es tu espejo. Reconozcamos de una vez por todas que la imparcialidad es muy difícil de conseguir. Como mamá, es inevitable que tengas en cuenta las diferentes personalidades y necesidades de cada uno de tus hijos en un momento dado. Por ejemplo, cuando un niño cumple años o está enfermo va a tener más atención que el resto de hermanos, y no hay nada de “injusto” en ello.  Lo mismo ocurre cuando al hermano mayor se le permite acostarse más tarde que al pequeño, por poner otro ejemplo.
  • La personalidad de cada hijo.  ¡Obvio, pero importante!

¿Qué puedo hacer para prevenir las peleas?

  • Pasa un tiempo especial con cada uno de tus hijos de forma regular para evitar que rivalicen entre ellos.
  • En familia (padres e hijos conjuntamente), estableced normas sobre lo que consideréis un comportamiento inaceptable. Por ejemplo: en esta familia no se puede insultar, pegar o gritar.
  • Permite que cada uno de tus hijos tenga tiempo para estar a solas y hacer lo que le apetezca. ¿Quién no necesita un rato de intimidad?
  • Jamás compares a tus hijos.
  • Pasad tiempo en familia, haciendo juegos de mesa, mirando una película, lo que sea.
  • Prevé soluciones para aquellas situaciones que causan conflicto en tu familia. Por ejemplo, cuando los niños están cansados, o tienen hambre, o durante un trayecto largo en coche.

¡Ha sido él! (Cuando hay pelea)

  • Sepáralos si hay riesgo de enfrentamiento físico y también para que se calmen los ánimos.
  • Evita tomar partido. En una pelea la responsabilidad siempre es compartida. Recuerda: dos no se pelean si uno no quiere. Muy a menudo las mamás tienden a ponerse de parte del hijo pequeño. ¡Cuidado!
  • Enséñales a encontrar soluciones en las que todo el mundo gane. (Esta estrategia la puedes aprender de maravilla en el curso online Mamá Casi Diez, que está rebajado un 20% del 6-25 de enero.)
  • Ayuda a tus hijos a que escuchen los sentimientos del otro. (Puedes repasar cómo hacerlo en el documento que te envío cuando te apuntas a la lista de Mamá Om).
  • Evita intervenir. Las peleas forman parte del aprendizaje de algunas habilidades importantes para tus hijos, como valorar la perspectiva de otra persona, llegar a compromisos y negociar soluciones satisfactorias, además de controlar los impulsos agresivos.

Voy a dedicar parte de la newsletter del 25 de enero a darte 10 estrategias imprescindibles para intervenir en una pelea entre tus hijos. Si aún no estás apuntada a mi lista, dale ahora al “Me apunto” a tu derecha. En 20 segundos estás dentro. ¿Quieres echarle un vistazo a la última newsletter? Aquí la tienes.

Busca ayuda profesional cuando…

  • Las peleas entre tus hijos sean tan fuertes que estén afectando la relación con tu pareja.
  • Exista un riesgo real de que algún miembro de la familia sufra daño físico.
  • Las peleas estén dañando la autoestima y el bienestar psicológico de algún miembro de la familia.

Ahora te paso el relevo. ¿Te sirve alguna de las ideas del artículo de hoy? ¿Qué haces tú cuando tus hijos se pelean? ¿Tienes alguna estrategia que funcione y quieras compartir con todas nosotras?

Un cálido abrazo y hasta la semana que viene.

 i_firma_olga

  1. Muy instructivo. Aunque si te digo la verdad solo de pensar en peleas de hermanos me dan ganas de tener una hija unica. No me veo yo capaz de hacer todo lo anterior con tranquilidad y mucho Om. ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>